La escuela terapéutica Valldaura celebra su Fiesta Mayor
06/05/2020
Ya puedes ver el webinar “Adolescentes, emociones y COVID-19” con Jordi Royo, Director Clínico de Amalagama7
08/05/2020

Entrevista a Jordi Royo sobre los conflictos entre padres e hijos durante el confinamiento

El director clínico de Amalgama7, el Dr. Jordi Royo, ha sido entrevistado en el Informativo Mediodía Especial Coronavirus de Radio Sant Feliu el pasado 6 de mayo con motivo de los efectos que puede tener el confinamiento en la salud mental y, especialmente, en la convivencia familiar.

Puedes escuchar la entrevista completa en este enlace.

 

Gestión psicológica del confinamiento

Una mala gestión psicológica del confinamiento por el nuevo coronavirus y la COVID-19 puede causar impacto emocional y efectos negativos en la salud mental como estrés, insomnio, ansiedad, depresión, ira… El confinamiento acentúa conductas nocivas para la salud mental, especialmente entre los jóvenes: abuso de pantallas, desorden de hábitos cotidianos como comer, dificultades de convivencia…

Estas situaciones pueden generar tensiones familiares, la gestión de las cuales acostumbra a recaer sobre los padres, ya a menudo desbordados por la situación laboral, el cuidado de otros familiares, etc.

Las conductas nocivas vienen acompañadas a menudo de un trastorno de conducta, con síntomas que se alejan del comportamiento normal, con patrones antisociales e incluso agresivos que se repiten en el tiempo.

El director clínico de Amalgama7, el Dr. Jordi Royo, ha dado varias pautas a tener en cuenta en la convivencia durante este periodo y cómo intentar afrontar estas situaciones.

Así, ha señalado la necesidad de identificar la tipología educativa de los padres (sobreprotectores, permisivos, delegativos o corresponsabilizadores) y las respuestas de los adolescentes (que pueden ir desde expresiones más normativas hasta respuestas más irruptivas). Como consecuencia lógica, explica el Dr. Royo, la convivencia entre padres e hijos con buen nivel de empatía no solo no tiene porqué ser estresante, sino una oportunidad para reforzar el entendimiento familiar. No obstante, la convivencia entre padres e hijos adolescentes disruptivos y oposicionistas es compleja, conflictiva y, en muchas ocasiones, imposible.

 

Las consultas más habituales durante el confinamiento

Desde que empezó el confinamiento, explica el Dr. Jordi Royo, Amalgama7 ha recibido más de 300 llamadas de padres y madres. Los conflictos más habituales sobre los que se ha solicitado asesoramiento son:

  • poca o nula motivación por hacer los deberes
  • poca o nula participación en tareas domésticas
  • excesiva exposición a ocio paralizante, como son series, internet, móvil…
  • maltrato entre hermanos
  • tendencia a evitar espacios comunes y reclusión en la habitación, con la consecuente carencia de información de control de los padres
  • abuso de substancias
  • conflictos a la hora de comer, sea por sentarse a la mesa a deshora o en relación a los alimentos propuestos por madres y padres
  • desobediencia
  • demandas reiteradas de salir de casa

Los padres, explica Royo, tienden a negociar y ceder para intentar mantener una cierta calma en la convivencia, pero a veces estas cesiones no solo no contribuyen a la paz familiar, sino que a menudo contribuyen al egocentrismo y las exigencias cada vez más altas de los hijos.

Durante el confinamiento también se da violencia filio parental. La violencia filio-parental, tal y como explica en la entrevista el director clínico de Amalgama7, es a menudo invisibilizada, puesto que varios estudios señalan que solo un 10% de los casos se denuncian. Esta violencia puede ser de carácter físico, pero también psicológico, o de ambos a la vez.

 

Cómo actuar

Durante la entrevista, el Dr. Jordi Royo explica cómo está asesorando Amalgama7 ante estos problemas. Gracias al hecho que se continúa dando asistencia por medios telemáticos que cumplen con todas las garantías de privacidad y confidencialidad, Amalgama7 intenta reconducir la relación en base a diferentes opciones:

  • Continuidad en el propio espacio de confinamiento: se hace mediación y terapia familiar. Se realizan intervenciones virtuales con los padres, después con los hijos, y, por último, conjuntamente. Hace falta que todas las partes estén dispuestas a cumplir lo pactado.
  • Si no se puede reconducir en el propio espacio de confinamiento: cuando la situación es suficientemente compleja como para que no sea recomendable la convivencia durante el confinamiento, dado que todavía aumenta más el conflicto, se propone seguir con la atención virtual pero con el hijo pasando el confinamiento en otro espacio, como puede ser la casa de algún familiar o amigo de los padres.
  • Como última opción, se recomienda la opción de ingreso en alguna de las escuelas terapéuticas de Amalgama7, espacios socionaitarios especializados que conjugan ser escuelas, hospitales y casas de colonias.
Abrir chat