Malestar emocional y conductas autolesivas

Los adolescentes y los jóvenes son propensos a estados de ánimo cambiantes: la alegría, la tristeza, la baja autoestima, la depresión, la cólera, etc. La intensidad con que experimentan estas emociones influye en su percepción del mundo.

El malestar emocional, entendido como un estado de ánimo desagradable que suele conllevar tristeza, ansiedad y episodios de irritabilidad, es muy frecuente en los adolescentes. El malestar emocional, ¿se puede reconducir? En todo caso, ¿cómo?

Se considera autolesión cuando el adolescente o joven se ha producido, de forma intencionada, lesiones en el cuerpo, como por ejemplo: cortarse, pincharse, quemarse, darse golpes o golpear sin protección, etc.

Aunque se pueden herir o infectar gravemente, la mayoría de las chicas y chicos que se autolesionan no tienen intenciones suicidas. Generalmente, con la autolesión se busca un efecto “ansiolítico”: se trata de aliviarse de su estado emocional, de encontrar una forma de dolor alternativa. Es una conducta aprendida, repetida y contagiosa.

Habitualmente, en los antecedentes clínicos, es frecuente determinar el origen en el intento de imitar a una amiga, amigo, youtuber, instagramer, personaje de ficción, de serie televisiva o similares, que destaca, entre otros rasgos, por un comportamiento autolesivo.

Es evidente que no todos los y las adolescentes o jóvenes que experimentan un malestar emocional evolucionarán hacia la auotolesión, pero también lo es que las chicas y los chicos que se expresan mediante prácticas autolesivas tienen en común, entre otros, un sentimiento o estado cognitivo negativo. En este sentido, el malestar emocional se convertirá en un factor de riesgo predisponente.

Tradicionalmente, las conductas autolesivas no suicidas eran muy poco habituales, y se asociaban a trastornos mentales graves. No obstante, actualmente estas conductas son más frecuentes y las expresan adolescentes no necesariamente afectados por un trastorno mental severo.

En Amalgama7 hemos desarrollado un modelo de atención propio, así como una red asistencial especializada formada por distintos dispositivos: centros de consultas externas (urbanos), centros de día (urbanos), centros residenciales rurales y urbanos (Escuelas Terapéuticas). Se trata de situar al adolescente y al joven en el centro de la atención asistencial. Nuestra intervención terapéutica es holística, es decir: clínica, educativa, deportiva, socioeducativa, residencial y, si es el caso, también legal.

En este sentido hemos desarrollado un nuevo dispositivo innovador: la Escuela Terapéutica, este equipamiento es a la vez una clínica, una escuela, un centro deportivo, socioeducativo, y una residencia de estudiantes. Se dispone de un equipo interdisciplinario experto en la atención a adolescentes, jóvenes, y sus familias. Participamos y organizamos jornadas y congresos especializados.

    Solicite más información

    ¿Tiene dudas? Llene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto.

    He leído y acepto la política de privacidad
    INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS: En cumplimiento de la normativa legal vigente en protección de datos personales, se le informa que El Responsable del Tratamiento de sus datos personales es Amalgama7 i associats centre d’atenció bio-psico-social al jove i a l’adolescent S.L.. La Finalidad es materializar la relación contractual y la Legitimación es el contrato o el consentimiento. No se cederán datos a terceros ni para otras finalidades, salvo los legalmente previstos o necesarios para materializar la relación manifestada. Puede ejercer sus Derechos a acceder, rectificar, oponerse, limitar, portar y suprimir los datos, escribiendo al responsable de tratamiento. Más información. Puede contactar con el Delegado de Protección de Datos en dpd@amalgama7.com, o escribir a Amalgama7, Gran Vía de les Corts Catalanes, 620 1º 1ª, Barcelona. 08007