La violencia filio-parental durante el confinamiento
05/11/2020
La adicción a las pantallas o «pantallismo»
18/11/2020

Del bullying al ciberbullying

El bullying en entornos digitales va en aumento y tiene consecuencias psicológicas tan graves como el acoso escolar. ¿Como se puede detectar y ayudar a una víctima?

 

¿Qué es el ciberbullying?

Para los alumnos que sufren acoso escolar, la vuelta a las aulas es un motivo de preocupación. Sin embargo, el acoso no sólo sucede en el entorno de los centros educativos, sino cada vez más también en el ámbito digital. Esta variante del bullying, conocida como ciberbullying, se define como el acoso de una o varias personas hacia un igual (normalmente un compañero de escuela) a través de medios digitales. Este acoso puede incluir mensajes molestos y no deseados, amenazas, humillaciones y abusos.

El ciberbullying tiene algunos rasgos propios respecto al bullying tradicional:

  • Agresor y víctima a menudo se conocen en persona y son compañeros de escuela.
  • Sucede entre iguales. Si un adulto acosa un menor, es otro tipo de delito llamado grooming.
  • Puede estar vinculado a relaciones de acoso en la vida real.
  • El agresor provoca sufrimiento a la víctima de manera intencional. Aunque estas malas intenciones pueden ser menos claras al principio, acaban haciéndose evidentes.
  • La agresión es continua a lo largo del tiempo, a menudo por varios medios (redes sociales, incluyendo WhatsApp, pero también por correo electrónico, SMS …), y suele durar más que el bullying en espacios físicos.
  • Los abusos pueden ser más graves y desmesurados que en persona, ya que el agresor no tiene ningún tipo de empatía por la víctima al no ver directamente el daño que le inflige.
  • Existe, a veces, una audiencia no deseada difícil de controlar.

 

Algunas formas de ciberbullying son las siguientes:

  • Insultos, burlas y/o discriminaciones, privadas o públicas
  • Publicaciones ofensivas en blogs, foros, sitios web o redes sociales
  • Suplantación de identidad en línea
  • Robar contraseñas
  • Difusión de fotografías o información personal de la víctima con intención humillante
  • Amenazas de daños físicos
  • Encuestas de popularidad con la intención de humillar la víctima
  • Llamadas silenciosas o para comunicar mensajes peyorativos

 

Cómo detectar si un hijo sufre ciberbullying

Para prevenir el ciberbullying, es necesario prestar atención a los medios digitales que utiliza un hijo o hija adolescente; si se sospecha, hay que hacer que se sienta escuchado y pedirle que, ante un episodio de acoso, lo comunique de inmediato. Muchos jóvenes que sufren bullying no lo dicen por sentimientos de vergüenza o culpabilidad o por miedo, pero pueden mostrar señales:

  • Exhiben tristeza sin motivo aparente durante su tiempo libre y una falta de interés por las actividades con otras personas de su edad.
  • Reducen o aumentan considerablemente el uso del móvil o del ordenador y muestran una preocupación repentina por su privacidad.
  • Se pueden mostrar nerviosos, irritables e incluso agresivos si alguien intenta acceder a su teléfono móvil.

 

Cómo actuar ante el bullying o del ciberbullying

Si se detecta un caso de acoso o ciberbullying en el centro educativo, es importante comunicarlo a los profesores de la escuela y buscar ayuda profesional. Cada escuela tiene un protocolo de actuación ante las situaciones de bullying, por lo que es importante que la dirección del centro intervenga. Si el agresor o agresores no son del mismo centro, se puede considerar la denuncia. Muchos niños y adolescentes que sufren bullying desarrollan trastornos de salud mental a largo plazo, por el que la asistencia preventiva y la terapia son esenciales.

Desde casa se pueden aplicar algunas medidas, como dialogar y escuchar al hijo o hija que sufre acoso, enseñarle a denunciar perfiles en las redes sociales, reforzar su autoestima, cuidar su privacidad (decirle que no comparta información personal), buscar atención individualizada por parte de la escuela y de psicólogos y guardar las pruebas del acoso por si fuera necesario denunciar al agresor.

Si se descubre que un hijo o hija está acosando un compañero o compañera, hay que confrontarlo y hacerle reflexionar. Sin embargo, los agresores a menudo presentan trastornos de conducta, tales como Trastorno Negativista Desafiante (TNA) o trastorno disocial. La intervención profesional de un psicólogo es necesaria para corregir los patrones de conducta desadaptativos.

 

Referencias

Recursos para prevenir el ciberacoso en la vuelta a las aulas

Warning Signs for Bullying

Protocol de prevenció, detecció i intervenció davant l’assetjament i el ciberassetjament entre iguals

 

Abrir chat