La educación semipresencial tendrá un impacto negativo en los alumnos con trastornos de conducta
10/09/2020
Cómo identificar si mi hijo o mi hija presenta factores de riesgo de trastornos de conducta
21/09/2020

Empieza el curso escolar presencial 2020-2021 en Amalgama7

Tras seis meses de no asistencia a clase, más de ocho millones de alumnos se incorporan estos días al inicio más extraño de curso de los últimos años. La inminente vuelta a las aulas de los niños y adolescentes del país está preocupando a docentes, padres y miembros del ámbito de la salud, que observan con incertidumbre como será esa vuelta a la escuela tras la interrupción del curso en el pasado mes de marzo a causa de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

En las escuelas terapéuticas y educativas de Amalgama7 el curso escolar se desarrolla durante todo el año, que oficialmente se inicia el 1 de septiembre. Durante su transcurso, los alumnos de edades comprendidas entre los 13 y los 18 años desarrollan actividades de carácter académico, sociocultural y deportivo. Todos ellos estarán en la escuela de forma presencial durante todo el año académico.

Si durante los próximos meses se produjera una nueva situación de confinamiento, nuestros alumnos seguirían disfrutando de las mismas clases y actividades que realizarían sin la alerta sanitaria. Nuestras escuelas terapéuticas, con protocolos muy estrictos de control, son actualmente espacios libres de COVID-19.

La escuela es un instrumento clave en el modelo terapéutico y educativo de Amalgama7. Casi la totalidad de nuestros alumnos no presentan coeficientes intelectuales bajos, sin embargo y en muchos casos, su evolución escolar ha sido tórpida y con rendimientos académicos por debajo de sus posibilidades, a menudo relacionados con trastornos de conducta. Son, muchos de ellos, alumnos desmotivados. El primero de nuestros objetivos es hacer frente a la desmotivación, que recuperen o adquieran de nuevo el interés por las clases y por las distintas materias. Que vuelvan a encauzar sus estudios y que mejoren los resultados académicos. En este sentido, y a partir de las directrices y en convenio con el Departamento de Educación de la administración autonómica competente, el equipo de profesores de Amalgama7 no son solo expertos en letras o ciencias, sino, fundamentalmente, en la atención de adolescentes y jóvenes escolarmente desmotivados.

Este equipo elabora contenidos a medida, atractivos e innovadores con la voluntad de facilitar un aprendizaje más lúdico y participativo. Cada alumno tiene asignado un tutor, el cual vela no solo por su evolución académica global, sino también para que los padres reciban una información continuada que estimule su activa participación. Se trata no solo de resolver la situación académica en el presente, sino, y esencialmente, de tomar las mejores decisiones para encaminar el futuro lo más exitosamente posible.

El área pedagógica está reforzada por el área socioeducativa e incluye actividades para favorecer una autonomía responsable. En muchos casos los adolescentes y los jóvenes atendidos no solo presentan desmotivación escolar, sino también desinterés e incluso abandonismo de las actividades extraescolares que habían realizado en su transcurso vital. Casi tres de cada cuatro adolescentes atendidos estaban vinculados a distintas actividades: deportivas, culturales, artísticas, asociativas, etc., cuando cursaban primero de ESO. Esta proporción experimenta un cambio muy sensible en el momento de la primera atención asistencial en Amalgama7 dado que se constata, en la mayoría de los casos, su progresiva desvinculación.

El equipo socioeducativo de las escuelas terapéuticas y educativas está formado por educadores, trabajadores y monitores sociales, especializados en el campo de la educación, el deporte y el tiempo libre; y, especialmente, en la atención de adolescentes y de jóvenes. El equipo se esmera en ofrecer un ambiente activo y participativo, donde el deporte, la cultura y la naturaleza se convierten en los tres ejes vertebradores. El objetivo es facilitar nuevas vías de aprendizaje para hacer frente a la desmotivación y al mismo tiempo desarrollar estrategias para fomentar una adecuada identificación y resolución de sus conflictos. Se trata de un programa de actividades diversas y estructurado desde diferentes áreas: deportivas, culturales, educativas y de tiempo libre. Se trata también de fomentar hábitos y aprendizajes adecuados de alimentación, de ritmos de sueño, de orden y de higiene con el fin de encaminarlos hacia una autonomía responsable.

Un año escolar que empieza este septiembre, y que finalizará el primer sábado de julio, con la gran fiesta de fin de curso de Amalgama7, donde los alumnos, el equipo interdisciplinario y sus familias se reúnen para reconocer y premiar públicamente el esfuerzo de los estudiantes.