Violencia filio-parental
Los Mossos alertan del auge del maltrato de hijos a padres
22/07/2020
Empieza el curso escolar presencial 2020-2021 en Amalgama7
16/09/2020

La educación semipresencial tendrá un impacto negativo en los alumnos con trastornos de conducta

Ante el debate sobre la vuelta a la escuela durante la crisis sanitaria producida por la COVID-19, algunos centros educativos se plantean realizar algunas de sus materias en modalidad semipresencial. Esto ha impulsado a los expertos de la salud y la docencia a expresar su preocupación por aquellos alumnos que presentan conductas con factores de riesgo.

“Aquellos niños y los adolescentes que abusan de las viejas y nuevas tecnologías, lo que, popularmente, se conoce como pantallismo […], y que muy probablemente presentaran síntomas de aislamiento y retraimiento social, necesitan, más que nunca, ir a la escuela; no tan solo por razones académicas, sino y esencialmente por pura necesidad de sociabilización”, dice Jordi Royo, director del grupo de escuelas terapéuticas Amalgama7.

Además, cabe suponer que aquellos adolescentes que presentan conductas disruptivas en el entorno familiar vivirán un empeoramiento del conflicto al pasar más tiempo en casa con sus familiares. Durante el confinamiento, Amalgama7 recibió más de 300 llamadas de madres y padres que evidenciaronl aumento de la violencia filio-parental.

¿Cómo puedo identificar si mi hijo/hija tiene factores de riesgo?

Existen varios indicadores que avisan sobre la posible existencia de un problema con el o la menor de la casa: desmotivación ante cualquier actividad, especialmente la relacionada con la docencia, déficit de atención, tendencia al abuso de nuevas tecnologías, dificultades en su rol dentro de la convivencia familiar, rendimiento escolar bajo, consumo de sustancias adictivas, aislamiento social y familiar, exposición recurrente e insistente en redes sociales, presencia de violencia física y/o psíquica entre hermanos o progenitores o la presencia de otras patologías psíquicas como psicosis o depresión.

Ante cualquier señal de alarma de las conductas anteriormente descritas, es aconsejable que los progenitores, tutores o responsables del menor, se pongan en contacto con profesionales especializados en adolescentes con problemas de comportamiento.

Puedes consultar la nota de prensa completa en este enlace.