Historia y visión de Amalgama-7

Historia y visión

Historia

Procedentes del Servicio de Prevención y Tratamiento de Drogodependencias (SPOTT) de la Diputación de Barcelona, los profesionales que crearon Amalgama-7 trabajaron durante los años 1980 en la atención de jóvenes drogodependientes. A mediados de los años 1990 surgió un nuevo colectivo subsidiario de atención clínica que no encontraba encaje en los servicios públicos: chicos y chicas adolescentes, policonsumidores de abuso de drogas (sobre todo alcohol, derivados del cannabis y drogas de síntesis), que realizaban comportamientos de riesgo en diversos ámbitos (familiar, académico, laboral, sexual, legal y social) y que podían afectar significativamente su rendimiento en su actividad principal (curso académico o trabajo).

Con el objetivo de dar servicio a estos adolescentes y jóvenes, y asimismo de atender a sus familias, en 1997 se creó Amalgama-7.

En estos 20 años, se ha desarrollado, entre otros, una red propia y especializada de centros de atención ambulatoria, en Barcelona y Madrid, y residenciales, impulsando un nuevo dispositivo especializado para adolescentes y jóvenes con comportamientos de riesgo, trastornos de conducta o patología dual: la Escuela terapéutica y educativa. Un espacio innovador que ofrece, complementariamente al residente, una atención clínica, académica y, en un sentido socioeducativo, una casa de colonias. Asimismo, se ofrece una atención específica a las familias durante el proceso terapéutico del hijo residente.

Complementariamente a la actividad clínica, Amalgama-7 ofrece una amplia cartera de servicios así como realiza actividades de prevención, evaluación, investigación y sensibilización social, coordinando y aunando esfuerzos conjuntamente con administraciones públicas, universidades, colegios profesionales, sociedades científicas, profesionales y centros sanitarios, académicos, entidades del tercer sector social, empresas, clusters profesionales…

Visión

Palabras para Julia

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

José Agustín Goytisolo (1928-1999)

Visión